El rastro del ex zar de PDVSA en Nicaragua

*La caída de Rafael Ramírez salpica las operaciones de PDVSA con Albanisa en el país

*El presidente Maduro espera hacer un “control de daños” aunque no podrá evitar la intervención de Estados Unidos

*El otrora poderoso zar del petróleo nombrado por Hugo Chávez Frías

Resumen de agencias
Trinchera de la Noticia

En enero de 2007, días después de la toma de posesión del presidente Daniel Ortega, comenzaron a tejerse los acuerdos petroleros entre la administración sandinista y la de Hugo Chávez en Venezuela. La figura que trabajó en el establecimiento del contrato petrolero y los negocios vinculados fue Rafael Ramírez, el entonces poderoso zar del oro negro venezolano.

Ese mes, el poderoso ministro del Poder Popular para la Energía y el Petróleo y presidente de Petróleos de Venezuela S. A. (PDVSA), Rafael Ramírez, anunció  la construcción de un gasoducto transoceánico cuya primera fase llevaría gas a Colombia y luego de extendería “hasta Panamá y Nicaragua, con el fin de fortalecer la integración de los países latinoamericanos”.

El gas transoceánico fue otro de los mega proyectos que Chávez nunca cumplió al presidente Daniel Ortega. Como la refinería, la planta procesadora de aluminio, el puerto de aguas profundas en el Caribe, entre todos.

Pero, Ramírez cumplió tejiendo el negocio que fortaleció durante casi una década al Frente Sandinista y al gobierno de Daniel Ortega. El acuerdo que dejó el 25% de las ganancias a Albanisa para “obras sociales”, otro 25% a pagarse en 25 años (progresivamente a partir del año 2,032) y la otra mitad pagadera a 90 días.

Las finanzas del FSLN casi llegaron hasta el “cielo”, pero, el negocio se mantuvo a las sombras. Una y otra vez, el Fondo Monetario Internacional, y los organismos financieros mundiales, declararon la falta de transparencia del acuerdo petrolero.

Denuncia “saqueo financiero”

El exiliado presidente del partido opositor Copei, de Venezuela, Roberto Enríquez, denunció el “saqueo financiero… realizado a Venezuela por parte de Nicaragua luego de que en el Alba se montara un triangulado financiero y operativo para desaparecer cerca de 4 mil 500 millones de dólares que le pertenecían al país”.

En una rueda de prensa, Enrique destacó que la operación fue montada entre la petrolera venezolana  Pdvsa y la petrolera nicaragüense Petronic, a través de la pirámide de las empresas del ALBA: Alba Alimentos, Alba Forestal, Albanisa, Alba Caruna, Alba depósitos, Alba Transporte, Alba Generación, Banco del Alba.

Dentro de las irregularidades denunciadas por el político opositor mencionó las compras con sobre precios “escandalosos” que superan mil millones de dólares y la deuda de la empresa Caruna, cuyos propietarios son dirigentes del partido sandinista de Nicaragua.

“Sólo en el rubro de café podemos hablar de más de 40 millones de dólares robados a los venezolanos en sobreprecios. El sobreprecio que pagó Venezuela alcanzó en promedio, US$39,97 dólares por quintal, que es 24% superior al promedio que obtuvo Nicaragua en su venta a 28 países, excluyendo a Venezuela”, citó el representante de Copei.

Enríquez manifestó que la información la obtuvo en la Cumbre Anticorrupción celebrada en Guatemala, y de la organización del Frente Contra el Saqueo Financiero a Venezuela.

En el caso de corrupción está presuntamente involucrados: Rafael Ramírez, expresidente de PDVSA; directivos venezolanos de Albanisa;  Asdrúbal Chávez Jiménez, presidente de PDV Caribe y presidente de la Junta Directiva de Albanisa; Fernando Valera Ventura, representante de PDV Caribe; Eulogio del Pino, representante de PDV Caribe;  Alfredo José Calderón y Enrique García Lorenzo, representantes de PDV Caribe, declaró el presidente del Copei quien llevó el caso a la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional del país sudamericano.

La caída

Rafael Ramírez, hasta el 4 de diciembre, el embajador de Venezuela ante la ONU, anunció su renuncia al cargo. La semana pasada, el presidente Nicolás Maduro ordenó la detención de Eulogio del Pino y Nelson Martínez. quienes ocuparon la presidencia de PDVSA después de la salida de Ramírez.

El Parlamento venezolano, controlado por la oposición, cifra en US$11.000 millones el dinero que desapareció de la estatal durante el mandato de Ramírez.

El pasado viernes 1 de diciembre, el fiscal designado por la Asamblea Constituyente, Tarek William Saab, anunció la detención de Diego Salazar Carreño, un primo de Ramírez al que acusan de estar involucrado en una trama de blanqueo de dinero en Andorra.

En su mensaje de Twitter, Ramírez publicó una carta de cuatro páginas dirigida al ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, en la que deja claro que presenta su renuncia en respuesta al “deseo manifiesto” de Maduro de que se separara del cargo.

“Para mí en lo personal, esta decisión resulta muy difícil, pues significa cesar en mis funciones como servidor del Estado venezolano”, escribe Ramírez. “No obstante, ante la decisión del presidente no he tenido otra opción”, dijo ayer en una declaración pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *