Empresarios EEUU “truenan” contra salida de mano de obra

  • Establecen protesta ante las decisiones políticas y migratorias del presidente Donald Trump
  • Un millón de trabajadores en riesgo amenazan estabilidad de empleos y negocios

Resumen de agencias
Washington

La Cámara de Comercio de Estados Unidos exhortó el miércoles al Congreso a que reforme leyes para evitar la partida de más de un millón de inmigrantes que corren el riesgo de perder sus permisos de trabajo.

El presidente de la Cámara, Thomas Donohue, calificó de “un buen paso” la reunión convocada la víspera por el presidente Donald Trump en la Casa Blanca con ese objetivo aún si “no estoy seguro de que coincidimos en exactamente lo que necesitamos hacer”, informó la Agencia Associated Press.

Donohue se refirió a los inmigrantes que entraron a Estados Unidos sin autorización cuando eran niños -conocidos como “dreamers”- y también a los de países afectados por desastres naturales y guerras que actualmente gozan de una protección especial conocida por sus siglas en inglés TPS.

Al pronunciar su habitual discurso de comienzo de año, Dononue dijo que “estos individuos tan trabajadores aportan su talento a nuestra economía de manera clave y los perderemos si el Congreso no actúa pronto para resolver este problema”.

El gobierno de Trump revocó el TPS para El Salvador, Nicaragua y Haití y dio al Congreso plazo hasta marzo para hallar una solución para los inmigrantes que entraron a Estados Unidos sin autorización cuando eran niños.

Neil Bradley, director de política de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, dijo durante una conferencia de prensa posterior al discurso de Donohue que fue un acierto de la Casa Blanca definir el trabajo migratorio en distintas fases.

“La fase más inmediata son los más de un millón de trabajadores que están en riesgo”, indicó. “Si podemos arreglar eso durante las próximas semanas, servirá de base para otras reformas más amplias”.

La Casa Blanca ha expresado su expectativa de que cualquier reforma incluya un muro a lo largo de la frontera con México y la instauración de un sistema que privilegie las aptitudes profesionales de posibles inmigrantes y no sus vínculos familiares con ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes.

Negociadores planeaban conversaciones a partir del miércoles en busca de un acuerdo bipartidista sobre inmigración, mientras persiguen también evitar un cierre del gobierno el 19 de enero, en un año electoral.

Trump critica al sistema judicial

Por Richard Cowan

 (Reuters) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles que el sistema judicial federal es “malo e injusto” después de que un juez bloqueó su decisión de poner fin al programa DACA, que protege a jóvenes inmigrantes traídos ilegalmente al país por sus padres.

Un juez federal de San Francisco dictaminó a última hora del martes que el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), cuyo término fue anunciado por Trump, debe seguir en vigor hasta que se resuelvan los recursos legales contra el gobierno presentados en múltiples tribunales.

De acuerdo a los planes gubernamentales, el programa sería discontinuado de forma paulatina durante un periodo de dos años, a partir de marzo.

“Simplemente muestra a todos cuán malo e injusto es nuestro sistema judicial cuando el lado opuesto en un caso (como DACA) siempre corre al Noveno Circuito y casi siempre gana antes de que tribunales superiores reviertan la decisión”, escribió el mandatario republicano en Twitter.

El juez de distrito William Alsup, autor del fallo, pertenece al Distrito Norte de California. Las apelaciones de las decisiones adoptadas por esta corte suelen ser tratadas en el Noveno Circuito, que también revisa casos procedentes del oeste del país, Hawai y Guam.

El dictamen podría complicar las negociaciones entre demócratas y republicanos sobre el estatus legal de unos 700.000 jóvenes inmigrantes amparados por el programa. Aunque el fallo benefició inicialmente a los demócratas, también definió el frente de batalla entre las dos partes y podría endurecer las posiciones en vez de alentar el compromiso.

“El presidente Trump está comprometido con el estado de derecho y trabajará con los miembros de ambas partidos para alcanzar una solución permanente que corrija las acciones inconstitucionales tomadas por el último gobierno”, señaló la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en referencia al gobierno anterior del demócrata Barack Obama.

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo que “el dictamen no disminuye la urgencia de resolver el asunto del DACA. En eso estamos de acuerdo con la Casa Blanca, que afirma que el fallo no hace nada para reducir la obligación del Congreso de lidiar con el problema ahora”.

John Cornyn, número dos republicano en el Senado, declaró por su parte que la decisión judicial no afectará las negociaciones. “Estamos leyendo la opinión de la corte, pero me parece errada. Si el presidente Obama pudo crear el programa, es obvio que el presidente Trump puede deshacerlo o terminarlo”.

El gobierno no apeló el fallo de forma inmediata, pero el Departamento de Justicia dijo en un comunicado que “seguirá defendiendo esta posición de forma vigorosa y buscará reivindicarla en litigaciones futuras”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *