Ganadería pide incentivos a la calidad

  • Reclaman apoyo real del gobierno luego de conseguir un año récord de exportaciones
  • Un año más, líderes de la ganadería se comprometen a “darle valor agregado” a la producción finquera
  • Piden estimular la demanda nacional de leche haciendo que el producto llegue a los niños y adolescentes escolares

Redacción Central
Trinchera de la Noticia

Un año más con las mismas demandas y promesas del sector agropecuario. Solo que esta vez tienen una ventaja para reclamar más apoyo del gobierno como ayer lo hicieron los voceros agropecuarios.

El año récord de producción y exportaciones de carne, leche y queso, hasta convertir al sector en la punta de lanza de esta vital actividad económica del país ha estimulado la demanda de apoyo.

El reto principal del sector ganadero para el año 2018 será darle valor agregado a sus productos, como la carne, la leche y el queso, dio a conocer Álvaro Vargas, presidente de la Federación de Ganaderos de Nicaragua (FAGANIC). “Vamos a dar el primer paso para darle valor agregado al sector ganadero, pero que también se vea en esa cadena beneficiado el pequeño productor, que no solo le quede el beneficio a la industria”, indicó.

“Hay que dejar de ser exportadores solamente de materias primas y ofrecer ya productos terminados. En el caso de la carne, se puede entregar a una industria o matadero un buey de 500 años y tiene el mismo precio que un ternero de 18 meses de 500 kilos, donde la calidad de la carne es totalmente diferente”, comparó el líder de los ganaderos.

Actualmente no existen incentivos para mejorar la calidad del hato ganadero, ni tampoco existe promoción de la calidad del ganado, porque esa calidad no se paga en los mataderos. Este año trataremos la manera de cómo incidir en esa situación e incentivar a ese productor para que mejore la calidad del producto y dejar de ser proveedor de materia prima, señaló Vargas.

La de menos valor a nivel internacional

Si bien las industrias o mataderos nicaragüenses venden carne a Estados Unidos, es la de menos valor a nivel internacional, “porque no tenemos ni hemos cuidado ni promovido ni incentivado esa mejoría de calidad que debe nacer del sector primario del productor. Si eso no sucede no hay manera de mejorar, la industria va a exportar lo que el productor le lleve”, manifestó.

En el caso de la leche se está analizando la manera de agrupar a todas las cooperativas  y procesadores de leche para hacer una oferta común de productos lácteos e invitar a países como México y El Salvador que han comprados lácteos nicas. Pero también buscar mayores mercados y ver que es lo que demandan.

“Este esfuerzo lo estamos haciendo con Agropecuaria Lafise a fin de homologar como primer paso lo que se puede ofrecer y después traer a compradores internacionales y ver de qué manera es lo que ellos necesitan, para suplir esa demanda”, expresó Vargas

En el caso de la leche es demanda lo que nos hace falta. Con la Cámara Nicaragüense de la Leche (CANISLAC) y Faganic se iniciará este año 2018 un trabajo para impulsar una campaña publicitaria para implementar el consumo de leche, que debería ser de forma permanente, dio a conocer.

Ganadería primer rubro de exportación

El sector ganadero en su conjunto, con todos sus sub-productos, supera en casi el doble las exportaciones de café. La ganadería se convirtió en el primer rubro de exportación, más de 700 millones de dólares exportó el año pasado. Solo con las exportaciones de la carne, sin meter leche y queso, superamos las exportaciones de café, dijo Vargas.

Nicaragua venció barreras salvadoreñas a la leche

Las importaciones de leche, quesos y requesón de El Salvador provenientes de Nicaragua y Honduras rompieron récord en noviembre pasado al convertirse en las más altas registradas al menos desde 1994, indican estadísticas del Banco Central de Reserva (BCR) del vecino norteño.

Entre enero y noviembre de 2017, el volumen de las importaciones de lácteos superaron 45.69 millones de kilogramos, casi 215 veces más que todo lo adquirido durante 1994, último año disponible en la base de datos en línea del BCR. En ese año, el país importó 213,311 kilogramos de lácteos, de manera que el acumulado hasta noviembre de 2017 es el más alto en 23 años e implicó un crecimiento del 21,319 % en comparación con la cifra de 1994, reportaron autoridades económicas de El Salvador.

En libras, las importaciones de lácteos provenientes de ambos países pasaron de 470,270 en 1994 a 100.7 millones en los primeros 11 meses de 2017.

Nicaragua y Honduras son los principales proveedores de lácteos para El Salvador y el incremento en las compras de sus productos significó un freno para el crecimiento del sector lechero nacional y le generó pérdidas económicas importantes durante 2017.

Crecimiento constante

En los primeros 11 meses de 2017, la compra de lácteos de Honduras y Nicaragua alcanzó un valor de $111.8 millones, frente a los $447,430 reportados en 1994. Dado que en el mismo periodo de 2016 se adquirieron 40.2 millones de kilogramos, valorados en $106.5 millones, en noviembre pasado las importaciones de lácteos crecieron 13.7 % anual en volumen y 5 % en valor.

“El problema es que las importaciones han venido creciendo (…). Vamos a tener un incremento del 12 % en 2017 versus 2016”, estimó Alfonso Escobar, presidente de la Asociación de Productores de Leche de El Salvador (Proleche). El líder de la gremial añadió que el sector se enfrenta a dificultades para mantener la producción por la falta incentivos gubernamentales.

Si se considera solo la importación de leche nicaragüense y hondureña, El Salvador adquirió 5.2 millones de kilogramos entre enero y noviembre de 2017. Esto equivale a 173,487 botellas diarias, mientras que en 1994 promedió 1,252.

Nicaragua es el país que más importó lácteos a El Salvador en los primeros 11 meses del año pasado, al enviar 35.31 kilogramos. Le siguió Honduras con 10.38 millones de kilogramos. En ese mismo periodo, Costa Rica le vendió al país nueve millones de kilogramos de lácteos, mientras Panamá y Guatemala lo hicieron en menor proporción: 300,309 56,987, según las estadísticas del Banco Central.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *