Despiden a 110 trabajadores del INSS

  • Mandan a sus casas a 110 trabajadores que no han cumplido los 60 años con el 90% de su salario actual
  • Gobierno empieza a reducir la “planilla” del Seguro Social de una forma irregular
  • FMI urgió esta semana la reforma estructural de la institución

Redacción Central
Trinchera de la Noticia

A mediados del mes pasado informamos que la presidencia ejecutiva del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, preparaba una drástica reducción del personal acorde con las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional, reiteradas esta semana por la misión técnica que revisó durante una semana la economía del país.

Lo que no estaba claro, acorde con los “estándares” de la administración sandinista cómo y por dónde comenzarían los recortes. Si estaba claro que el despido de personal sería una de las primeras medidas a implementar por la junta directiva del INSS.

El pasado miércoles, la administración de personal “jubiló” a 110 trabajadores activos de la institución, de diferentes áreas, a los que comunicó que era una decisión de aplicación inmediata.

Lo novedoso de la medida es que el grupo escogido tiene un promedio de 59 años de edad, o más, algunos de ellos son cuadros de mucha antigüedad y experiencia en la seguridad social.

La segunda parte de la decisión es que a cada miembro del grupo le ofrecieron que se fuera a su casa gozando del 90% del salario actual en forma de “jubilación”.

A los nuevos “pensionados” no les dieron opciones, se les comunicó que era una orden superior con esas dos condiciones.

La ley y el reglamento del INSS establece que la jubilación podrá solicitarse a partir de que el asegurado cumpla los 60 años de edad. La ley deja la opción a la persona de que puede introducir su solitud para un retiro de vejez con meses de anticipación.

Preocupación por contratados “extras”

El INSS tiene un problema adicional que incurre en otra grave violación a las leyes del país: del presupuesto del Seguro Social son pagados grupos de trabajadores que pertenecen a instituciones del gobierno central que están prácticamente intervenidas o al menos “apoyadas” técnica y financieramente.

Una fuente del instituto dijo que ahora mismo hay personal pagado por INSS en ministerios e instituciones como Mifamilia. En este ministerio hay al menos un centenar de personas que son pagadas con fondos de la Seguridad Social.

En este aspecto, las fuentes dicen que una reforma estructural en el INSS tendría que prescindir de un significativo número de trabajadores que están colocados en instituciones del estado.

Hasta ahora, el gobierno no ha dado señales de cambio, pero de una cosa están “convencidos” muchos funcionarios del Ejecutivo: Los cambios vienen.

Lo dicho por Ortega

En mayo del año pasado, el presidente Daniel Ortega dijo que no accedería a elevar la edad de retiro por vejez, a 63 o 65 años, para solucionar los problemas financieros del INSS.

El asesor económico de la presidencia Bayardo Arce dijo entonces que sí era una posibilidad, claramente apoyado en las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) del año 2017.

Desde entonces, algunos especialistas han preguntado si el presidente Daniel Ortega mantendrá su palabra. El experto en cuestiones de seguridad social, Manuel Ruiz, comentó entonces que ningún país ha solucionado los problemas financieros de seguridad social, incrementando la edad de jubilación.

“La misión del FMI no conoce Nicaragua, desconoce la reforma que se hizo en el año 2014, cuando a todos los asegurados, independientemente de su edad, se le redujo la cuantía de la pensión entre un 6% y 12%, es inaceptable que un funcionario del FMI no conozca lo que pasó en Nicaragua”, indicó Ruiz.

Subir la edad para la jubilación implica y afectará seriamente a muchas personas que pueden perder su empleo a los 55 ó 56 años de edad. A esa edad es casi humanamente imposible que ese asegurado mayor de 50 años pueda tener un nuevo empleo, las empresas contratan gente joven, argumentó.

Baja retención de asegurados

De cada 100 trabajadores nuevos que el INSS afilia el 60% se va a la calle nuevamente y solo es retenido el 40%, es decir 60% de nicaragüenses nunca van a llegar a acumular las 750 semanas.

“De manera entonces que yo no comparto las recomendaciones del FMI, ya el Estado dijo en mayo del 2017 que no va a tocar la edad porque Nicaragua no está preparado biológicamente para subir edad, apuntó.

Se requiere amplia discusión y consenso

“Los diputados que probablemente deberán trabajar esas reformas, debieran pensar responsablemente que hay otras vías para resolver la situación del Seguro Social. Esta discusión debe ser lo más amplia posible, que opinen las Universidades, los sindicatos, los pensionados y que efectivamente hagamos una reforma consensuada e integral, pero nunca hacer una reforma que sea aprobada por el gobierno y la empresa privada, eso no da buenos resultados”, recomendó el experto.

Objetivamente ya los empleadores dieron su parte para salvar el INSS, con un aporte del 3%, ya los trabajadores dieron su apoyo con un 6% y 12% de reducción de las pensiones, ahora le corresponde al Estado poner su parte, entre ellas, pagar la deuda al INSS de 500 millones de córdobas, mejorar las inversiones que hace el INSS, aumentar la cobertura, no podemos seguir con una cobertura del 27%, mientras Costa Rica anda arriba del 80%, recomendó Ruiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *